Cada piel tiene características diferentes y se emplean para aplicaciones muy distintas. Las diferentes pieles varian en su textura, forma, rigidez o resistencia.

Tipos de piel para fabricar carteras:

El cuero de vaca es uno de los más empleados, se considera piel de alta calidad, es muy versátil y es el que Wallesster utiliza en la fabricación de las carteras de hombre SmartPocket. Es una piel más rígida de lo que pueda ser otra pieles como la piel de cabra por ejemplo y resulta bastante resistente.

La piel de becerro es más fina y gracias a que los folículos capilares se presentan más juntos entre sí la piel tiene una textura más suave en comparación con la piel de vaca. Es una piel lisa casi sin dibujo.

El potro es una buena opción aunque la calidad es inferior a la piel de vaca.

La piel de cabra es fina y flexible pero de gran resistencia gracias a su compacta estructura.

Piel de oveja, es piel curtida al vegetal, es piel elástica, suave que no resulta sencillo grabar o realizar trabajos de taller.

La piel de cerdo es muy resistente y fuerte. Es reconocible por las marcas que han dejado los folículos capilares.